Hablemos de censura.

Hablemos de censura. En estos días hemos visto como quitaban ilustraciones de Juan Francisco Casas de Instagram mientras que otros pueden tener cuentas en las que se maltratan animales. ¿En qué momento hiere más la sensibilidad un pezón que la violencia gratuita? ¿Deben plantearse su propia moralidad el señor filtro de Redes Sociales?

Para contextualizar un poco, hay que tener en cuenta que Juan Francisco Casas es un reconocido artista que utiliza el desnudo en su obra de manera habitual, y he de decir, que con bastante buen gusto. Trabaja a partir de fotografías como punto de partida para hacer sus pinturas y dibujos, que suelen estar realizados con bolígrafo. Son temas íntimos, privados, domésticos de ahí lo cotidiano de utilizar un boli bic.

Un artista cuyas obras están en grandes colecciones, pero que Instagram y Facebook no quieren tener en sus galerías. Hacia 2009 sufrió una de sus primeras censuras, ya que le borraron su cuenta en Facebook. ¿El motivo? El desnudo.

Ahora le han cerrado la cuenta de Instagram. ¿Explicación? Incumplimiento de las normas. Unas normas muy estrictas que permiten que menores de edad reciban auténtico acoso a través de DM, pero que no toleran el desnudo (femenino) ni tan siquiera a través de la ilustración.

Esta censura no es solo negativa a nivel personal, sino, sobre todo, a nivel profesional. Ya que la plataforma a día de hoy se utiliza como canal promocional.

Cientos de influencers muestran lo que se les permite, formando parte de un juego muy peligroso donde tan solo unos pocos manejan los hilos.

Todo esto ha llevado al artista a presentar cargos, aunque tenga las de perder ante alguien tan gigante como Zuckerberg. ¿Rectificarán? ¿o caerá en el olvido como tantas otras noticias?

Lo que más me consterna es la censura en sí misma. Como en el caso de “El origen del mundo” de Courbet censurada a un profesor, Mr. Cottineau, en su cuenta de Facebook. Quién también denunció a la plataforma por el absurdo de la censura. Esta obra, pintada en 1866 se trata de una “representación magnifica, sublimada, por el talento del artista” según Mr. Cottineau. La cual se encuentra expuesta en el museo de Orsay en París.

'El origen del mundo', de Gustave Courbet.
‘El origen del mundo’, de Gustave Courbet.

Hace no tanto se censuraban obras de Egon Schiele por el desnudo de sus obras. (Ciertamente no le vino mal ya que subió los precios y se vendió mejor ¿censura o marketing?)

En cualquier caso, ¿Cuántas obras serán censuradas hasta que cambien el algoritmo que sostiene la censura masiva del arte sin contemplaciones? ¿Existe diferencia entre la vivida en los salones y las actuales galerías de imágenes de las redes? ¿o el problema es educacional y todo es “sexualizable”?

 

 

 

Leave a Reply