Irene Sánchez Moreno: El Paisaje y lo Sublime.

Irene Sánchez Moreno (Granada, 1981), ganadora del Premio Injuve 2013. Realizó en 2015 su primera exposición en el circuito del mercado del arte tradicional, en la galería de arte cámara oscura. Posteriormente participó en la exposición colectiva comisariada por Rafael Doctor en La Casa Encendida, itinerante en este momento.

CGM: ¿Qué supuso para ti ganar el Premio Injuve 2013?

ISM: Un verdadero punto de inflexión. Los premios de ese nivel garantizan visibilidad y proporcionan la posibilidad de que se establezca un diálogo fluido entre los premiados y los profesionales del sector. Para un artista emergente suponen un primer paso fundamental.

¿En cuántos concursos has participado a lo largo de tu carrera? ¿Cuáles?
Aproximación – 2014. Óleo sobre lienzo. 130×162 cm.

Mi obra ha sido seleccionada en diferentes concursos de pintura: Premio Internacional de Artes Plásticas Obra Abierta de Caja de Extremadura, Premio Internacional Artes plásticas de Valdepeñas, Premio de pintura de Focus-Abengoa, XI Certamen Bienal Unicaja de Artes Plásticas, Certamen Andaluz de Artes Plásticas, VIII Bienal de Pintura Ciudad de Estella-Lizarra, XV Premio Ciudad de Tudela de Pintura, VII Bienal Internacional de Lalín, etc.

Entre otras becas y premios he recibido las Ayudas INJUVE para la Creación Joven en 2013, la de la Fundación Rodríguez-Acosta en 2005, la de Paisaje del Palacio de Quintanar en Segovia en 2006, una mención de honor en el Premio de pintura Focus-Abengoa en 2009, y varias menciones de Honor en el Premio Alonso Cano (premios a la creación artística y científica de la Universidad de Granada) en la modalidad de Pintura.

¿Cuál crees que es el camino del artista emergente hacia el mercado?

Creo que los pasos iniciales de cualquier profesionalización deben pasar obligatoriamente por las distintas convocatorias para artistas (becas, premios, residencias, etcétera.) Y por la visibilidad que pueden ofrecer a tu trabajo. Por otra parte, se me antoja imprescindible tener una web o blog donde poder reunir la obra que se va realizando, sin renunciar a los mecanismos de difusión que nos brindan las redes sociales.

¿Qué opinión tienes sobre el mercado del arte y las galerías?

En estos momentos el  mercado español es endémicamente precario y depende, en gran medida, de la existencia de ferias de arte. Por otra parte, en ocasiones parece basado en un sistema que tiene por objeto el éxito rápido mediante la aplicación de fórmulas ya contrastadas. Nos obstante, las galerías hacen un trabajo fundamental en relación a los artistas más jóvenes: sin esta posibilidad, la carrera del joven artista se desarrollará más lentamente y verá limitada su posibilidad de acceder al coleccionista o al comisario.

En tierra ajena - 2016. Óleo sobre lienzo. 200 x 250 cm
En tierra ajena – 2016. Óleo sobre lienzo. 200×250 cm
¿Cómo es llegar a ese gran día de exponer tu obra por primera vez? ¿Qué diferencia sientes que hay entre una exposición en un lugar público a una galería? ¿y entre una individual y una colectiva?

Exponer por primera vez supone una ilusión tremenda, porque uno nunca trabaja para sí mismo (en contra de lo que muchos suelen pensar), sino para los demás. El arte supone, ante todo, un ejercicio de comunicación. En cuanto a la segunda cuestión de la pregunta, la principal diferencia es la más obvia: la comercialización de la obra y las expectativas que dicha comercialización implica. Exponer la obra sin la presión de su posible venta amplia la autonomía del artista y su capacidad de maniobrabilidad.

¿Cuál es tu proceso creativo?

Mi proceso creativo tiene como punto de partida la intuición. Rastreo imágenes que me introduzcan en el asunto que me ronda la cabeza: una determinada montaña, un animal en primer plano, una roca con unas características determinadas, etcétera, hasta que se enciende la bombilla, como una especie de resorte que te dice: ya está, lo has encontrado.

Invierno – 2016. Óleo sobre lienzo. 130×162 cm.

Hay en mi manera de trabajar una especie de proceso de apropiación múltiple: consigo imágenes de aquí y allá y voy combinándolas, alterándolas, yuxtaponiéndolas hasta conseguir una composición que se ajuste a mis expectativas. Ataco el lienzo alla prima, intentando resolverlo todo al primer toque e intentando conservar la frescura y viveza que te ofrece. Doy también bastante importancia al blanco del lienzo que utilizo como soporte, empleándolo como un recurso constructivo más.

También tengo que destacar que suelo utilizar una pincelada diluida, que me garantice la fluidez que los elementos representados requieren.

¿Cómo desarrollaste tu estilo?

El estilo es el resultado de un larguísimo camino repleto de errores, tanteos, intuiciones, influencias,  sedimentaciones… Es un proceso harto complejo en el que siempre andas un poco a ciegas, como tanteando el terreno, hasta que vas encontrando asideros con los que, poco a poco, vas sintiéndote cómoda. El estilo no es más que eso, sentirte cómoda con determinados aspectos que ya te son familiares.

Es muy llamativa la luz en tu obra, ¿por qué o cómo llegaste a realizar paisajes tan cegadores?

Ciertamente, mi trabajo se puede caracterizar por una intensidad lumínica muy potente. Ya en los primeros trabajos que hacía al salir de la facultad, la luz ( y el respeto a la luminosidad del lienzo en blanco) ya era determinante. Es algo consustancial a mi pintura.

Tu obra se caracteriza por ser paisajes con un toque sublime, recordando al romanticismo, paisajes manipulados por la mano del hombre. ¿Cómo te inspiras para realizar los paisajes? ¿Cuándo incluyes figuras humanas?
Monte Sopris - 2016. Óleo sobre lienzo. 130 x 162 cm.
Monte Sopris – 2016. Óleo sobre lienzo. 130×162 cm.

Entendiendo la naturaleza como incesante nacimiento y destrucción de las formas e infinita conexión de las cosas. Como una ilimitada expresión visual de líneas y contornos, las montañas suponen una violenta acción articuladora del territorio. Omnipresentes en mi trabajo, es su aplastante e indolente masa la que me seduce (Thomas Burnet consideraba las montañas como amasijos de un mundo hecho añicos, como restos de un paraíso en ruinas). La altura -mis cuadros siempre suceden en alto- nos dirige a una cierta sensación de desarraigo de la vida que trasciende las formas y se redime: la altura como salvación.

No puedo obviar tampoco una cierta predilección por el paisaje alpino: me fascina la versatilidad, la inconsecuencia a través de las que este paisaje pasa de las más vacuas curiosidades pintoresquistas a la pura emoción de lo sublime (Ruskin solía referirse a los Alpes como catedrales de la tierra).

Si bien dentro de mi trabajo la naturaleza ocupa el papel protagonista, ésta siempre (o casi siempre) aparece condicionada por la huella de lo humano. Del mismo modo, lo bucólico y lo amenzador se intercambian determinados roles con el fin de crear en el espectador cierta sensación de extrañamiento.

No obstante, también prevalece un deseo de reconciliación, un intento de afirmación ante una infinitud abismal e inalcanzable.

En las útimas obras que he realizado los paisajes dejan de entender como imprescindible la presencia del hombre, pero no su huella. Autonomizado y desprovisto de figura, el paisaje se convierte por tanto en protagonista; protagonista que pretende causar en quien lo contempla una doble sensación de nostalgia y vértigo por medio de lo que es descaradamente bello y sutilmente amenazador a un tiempo.

El testigo oidor - 2014. Óleo sobre lienzo. 130x162 cm.
El testigo oidor – 2014. Óleo sobre lienzo. 130×162 cm.

A pesar de la ausencia de la figura, estos paisajes aspiran a la categoría de escenario en el que ésta se confronta con la naturaleza: presiente una profunda melancolía al constatar su confinamiento y postergación con respecto a ella. No obstante, la aparición de la figura es intermitente y, en ningún caso, responde a un plan trazado previamente. Siempre estará en función de las necesidades particulares de cada composición.

¿Has pensado en cambiar de técnica o soporte?

De momento, no. Me encuentro muy cómoda con este lenguaje. Creo que todavía puedo seguir explotándolo durante más tiempo.

Actualmente Irene trabaja con la Galería Cámara Oscura. Entre sus últimas exposiciones están las realizadas en dicha galería, además de su participación en colectivas como Frontera Sensible en MAD Antequera o Animalista en La Casa Encendida.

Contacto de Irene:

Facebook: https://www.facebook.com/irene.sanchez.169
Instagram: @irene_sanchez_moreno
Mail: http://www.irenesanchezmoreno.com

 

Leave a Reply