Manu Brabo. Un día cualquiera.

Imágenes de la exposición, Jérôme Godichon.
Un día cualquiera, así se llama la exposición de Manu Brabo en el Museo La Neomudejar de Madrid.

Se trata de un recorrido fotográfico por las guerras y conflictos en Oriente Medio, así como sus consecuencias más visibles en territorios más cercanos. Pequeñas zonas de paz donde pasan el día a día millones de personas que se han visto obligadas a sobrevivir al infierno en la tierra.

Es en esta muestra, que el fotoperiodista Manu Brabo, ganador del premio Pulitzer 2013, busca que el espectador tenga información y herramientas para poder realizar un análisis del horror que sufre esa gente, y comprender las tragedia que viven en esa región, condicionada en gran medida, por las políticas y miedos de una convulsa Europa.

Imágenes de la exposición, Jérôme Godichon.

Esta exposición en definitiva invita a repensar, a dejar de lado nuestros problemas (mayores o menores) para empatizar con un pueblo que lo está perdiendo todo, mientras desde el resto de Occidente solo se mira por una ventana esperando que no llegue hasta nosotros.

Las fotografías no cabía duda que iban a ser espectaculares, ya conocía el trabajo de Manu Brabo y es impresionante cómo capta lo que ocurre allí, las sensaciones que despiertan sus imágenes. El comisariado y el entorno también están muy bien llevados, invita a entrar en un entorno hostil, en ruinas, cambiando de estancias y encontrándote en lugares que te transportan a su realidad.

Dentro de esta vorágine de preguntas y sensaciones que se generaron en esta visita, me surgió una en concreto sobre la que no tengo aún respuesta.

¿Por qué cobrar una entrada dentro de un circuito cultural que es prácticamente gratuito? ¿Por qué hacerlo si está patrocinada por National Geographic? (Esto lo supongo ya que hay tráileres de documentales y películas documentales a lo largo de la muestra). Estas preguntas me llevan a pensar que es una manera muy poco ética de lucrarse con una exposición que trata de denunciar ciertas situaciones.

Pese a esto, recomiendo verla o al menos buscar más información sobre Manu Brabo, a mí personalmente la exposición me hizo reflexionar y me movió por dentro. Es una buena manera de sacarnos de nuestros propios mundos, donde por supuesto que tenemos problemas, pero a veces debemos mirarlos con perspectiva y ver, de qué manera podemos ayudar en sitios donde están muchísimo peor. En otras palabras, concienciarnos como seres humanos y no como individuos.

Imágenes de la exposición, Jérôme Godichon.

La Neomudejarhttp://www.laneomudejar.com/
Manu Brabohttp://www.manu-brabo.com/

 

Leave a Reply