Publicado el Deja un comentario

Damien Hirst: Por el amor de Dios.

¿Por cuánto y cuál es el artista vivo mejor pagado? ¿Afecta la crisis al mundo del arte? ¿Tienen rebajas de invierno? 
Saatchi’s Gallery, Damien Hirst.

Uno de los mejor pagados, sin lugar a dudas, es Damien Hirst. Nacido en Bristol el 7 de junio de 1965, pertenece al grupo “Young British Artist” y es conocido como el artista vivo con la obra mejor pagada. Su obra tiene una estrecha relación temática con la muerte y por su serie “Historia Natural”. En dicha serie presenta animales sin vida preservados en formol o diseccionados, la cual está cotizada en 1 billón de dólares.

Su antecesor en esta categoría fue Lucien Freud con su Benefits Supervisor Sleeping, de la que ya hablaré otro día, porque también tiene su historia…

Lucien Freuds, Benefits Supervisor Sleeping, 1995.

Su obra siempre ha sido motivo de debate, pero también ha sido dotada de varios ceros en el cheque de compra. La más escandalosas de esas ventas es la que le otorga el título de “mejor cotizado”.

Por el amor de Dios, una calavera cubierta con diamantes que se vendió en más de 100 millones de dólares.
Damien Hirst, Por el amor de Dios, 2007.

Se trata de una reproducción en platino de tamaño natural de un cráneo de un europeo del siglo XVIII. Cubierto por 8.601 diamantes, expuesto por primera vez en la galería “White Cube” de Londres en junio de 2007. Con un precio de venta de 50 millones de libras esterlinas (99 millones de dólares). Tan solo el diamante de la frente vale 8 millones de dólares.

 

Hirst dice que su calavera fue inspirada por un cráneo en turquesa azteca. Lo vio siendo niño en el Museo Británico y representa “la victoria definitiva sobre la muerte”. Es como un Memento Mori, quiere hablar de la fugacidad de la existencia humana y de lo implacable que es la muerte. Al igual que sus tiburones en formol, sin dejar de ser una manera de llamar la atención y causar revuelo, porque está claro, que le funciona.

Máscara de Xiuhtecuhtli. Cultura Azteza-Mixteca Ars Summum.
Retomando las cuestiones económicas, siempre habrá variables, pero de momento a Hirst no le hace falta poner rebajas.

Esto es debido a que cuenta con el favor de cierta familia qatarí. Coleccionistas de su obra, ya que Hirst no provoca con el desnudo y el sexo como a ellos les gusta. De hecho el emir le compró al artista en 2007 su gabinete médico Lullaby Spring por casi 10 millones de libras, que en su momento ya fue la cifra más alta alcanzada en una subasta por un artista vivo. Además podemos visitar en el espacio de arte Al Riwaq de su capital Doha, una exposición antológica de Hirst, titulada “Reliquias”, que recoge los últimos 25 años de su obra.

Está claro que quien a buen árbol se arrima… buena sombra le cobija.

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *