Publicado el Deja un comentario

Nacimiento y muerte del fotógrafo.

by Jérôme Godichon.

Ayer, saliendo de una charla dada en la escuela Too Many Flash por Luis Baylón, fotógrafo de calle reconocido con varias monografías publicadas en su nombre, me quedé dubitativo.

¿Ha tenido suerte de haber empezado su oficio de fotógrafo en los 70’s para poder vivir de su hobby? Nos habló de “suerte”, “azar”, de que salía a cazar fotos sin tener idea de lo que buscaba, de viajes a Pekín (Beijing) y a la India.

Jérôme Godichon, Prácticas. 2017
Jérôme Godichon, Prácticas. 2017

Enciendo mi teléfono, abro Instagram y veo millones de “Street photographers”, miles de buenos fotógrafos inspirados por los grandes maestros del pasado. Elliott Erwitt, Cartier Bresson, Alex Webb, fotógrafos innovadores, creadores de estilo o de una manera de pensar  diferente, llevando con ellos conceptos e ideas. Ese es el problema de hoy. A la hora del digital y del Smartphone, sacar fotos es fácil. Sales a la calle y empiezas. Hemos llegado a la época del postureo, “mira que buena foto he tomado #street #soylahostia”. Por lo buena que sea tu foto del día, mañana otra tomará su lugar y la tuya quedará olvidada. No se publicará más que en tu portfolio que vas a enseñar dos veces en tu vida. ¡Enhorabuena!

Eso sí, la calle es una buena escuela que yo mismo practico. Disparos rápidos y precisos. Aprender a controlar tu cámara en cualquier condición de luz, a conjugar los colores y encajar las formas.

Pero nos enfrentamos a una masa de fotos vacías de sentido.
Jérôme Godichon, Prácticas. 2017
Jérôme Godichon, Prácticas. 2017

¿A quién vas a vender hoy un reportaje sobre la India si los mejores fotógrafos se han ido allí desde hace más de 50 años? ¿Dónde vas a exponer tus 20 fotones que no tienen conexión entre ellos porque no te lo has pensado antes? Es muy valorable personalmente saber sacar buenas fotos y siempre te va a venir bien y tu mamá estará muy orgullosa. Pero si quieres destacar dentro del rebaño, ser la oveja negra, rosa, multicolor, el lobo o mejor, el pastor (seguramente conoces el abuelo Matías) se tiene que usar la cabeza un poco más que la cámara. El contenido añadido te hace pasar de “mira que buena foto” a “¡hostia! ¡Que fotógrafo más interesante!”

Me hace pensar en un vídeo que me enseñó un compañero hace poco. Una falsa entrevista al fotógrafo de productos para el catálogo del Día. Al final del vídeo nos deja con la pregunta “¿qué quiso decir?” y creo que ese es el punto. ¿Qué diferencia hay entre un fotógrafo de producto y el fotógrafo de calle? Más bien, prefería quedarme con 20 años de catálogos del Día y exponerlos uno al lado del otro y me contaría más sobre la evolución de la sociedad que un perfil de Instagram de Street photographer de hoy.

 

 

Este artículo ha sido una colaboración de Visión Ultravioleta con el fotógrafo 100pixels.

 

Publicado el Deja un comentario

Manu Brabo. Un día cualquiera.

Imágenes de la exposición, Jérôme Godichon.
Un día cualquiera, así se llama la exposición de Manu Brabo en el Museo La Neomudejar de Madrid.

Sigue leyendo Manu Brabo. Un día cualquiera.