Randomagus


Cuando era un renacuajo, aunque Randomagus ya estaba tijera en mano cortando papel y juntando las piezas, no sabía que estaba haciendo collages. Para él era simplemente la manera más natural de expresarse. Y sigue siendo así. Con sus collages nos habla de masculinidad. Opina que lo que generalmente está considerado como masculino debería cambiar. Sus obras están pobladas por hombres que no tienen miedo de mostrarse a sí mismos al mundo, que saben quién son y que son lo suficientemente valientes para que no les importe. Les da igual ser tradicionalmente “masculinos”, son ellos mismos, sin miedo a ser. Los collages de Randomagus han sido expuestos en varios países, y forman parte de colecciones privadas en Australia, Estados Unidos, Canadá, Italia o Alemania. Sus obras también han sido usadas en conferencias sobre diversidad.